La Isis Dorada (Jorge Magano)

Jaime Azcárate, harto de trabajar en las catacumbas de la biblioteca del CIH (Centro de Investigaciones Históricas) ve el cielo abierto cuando se entera de que una ex compañera de la universidad dirige la revista "Arcadia". Acude a pedirle un empleo y ella le pone a prueba, quiere un artículo. En busca de la historia que le consiga un trabajo fijo que le permita conservar su buhardilla y la independencia paterna, el joven comienza a investigar los destrozos que se han realizado en algunas tiendas de reproducciones egipcias.

Al comenzar la novela se puede tener la impresión de estar ante una aventura de Dirk Pitt, puesto que el autor sigue la misma estructura que Clive Cussler: un capítulo situado en un pasado lejano y exótico (522 de la Era Cristiana, en que se "pierde" un gran tesoro), un segundo mucho más cercano (Madrid, 1970, con la llegada del templo de Debod), y el tercero y definitivo en la Navidad de 2007, aunque las similitudes acaban ahí.

En el apartado "técnico" cabe señalar cierta falta de revisión que deja en el texto muchos gerundios, palabras que se repiten (y no siempre de la forma deliberada – y algo cansina por la reiteración – que se permite el autor en plan irónico) y alguna que otra rima (supongo) involuntaria.

También se advierte que en el texto se alternan, a veces en una misma página, varias frases hechas con otras tantas expresiones ingeniosas.

El autor recurre a "avisar" de vez en cuando que va a pasar algo ("… tampoco sabía que hacía casi cuarenta y ocho horas que había fumado el último cigarrillo de su vida", pág. 81, y otras), truco que personalmente encuentro algo burdo.

También utiliza otros métodos clásicos de crear expectación, como acabar un capítulo en un momento de cierta intensidad para comenzar el siguiente con otros personajes o comentando otro tema, y consigue encontrar el equilibrio adecuado entre lo que es crear interés y enrollarse demasiado, además de relatar cosas que vienen a cuento o son divertidas, por lo que no da la sensación de engaño o que sea texto de relleno.

En cuanto a los personajes, la arrolladora personalidad del protagonista destaca por encima del resto (un perdedor adicto a las bandas sonoras de películas, a los enigmas egipcios y a las mujeres misteriosas), que quedan algo desdibujados, aunque se nota que el autor ha tratado de diferenciarlos. En algunos casos mediante coletillas en su forma de hablar, como la frase "¡Vete al traste Jaime Azcárate!" (Ingrid) o la palabra "compi" (Fidel) además de por cómo se comportan.

En una historia donde hay buena cantidad de personajes femeninos de relevancia (Iratxe, Ana, Laura Rodríguez, Amelia Campillo…) se agradece que, pese a que casi todas son jóvenes y bellas (excepto doña Consuelo y Begoña Gil Redondo, quizá…), se les dote de sentido del humor, ironía, inteligencia y que no caigan rendidas a los posibles encantos de Azcárate.

La trama es clásica a más no poder: un grupo de personajes en busca de un tesoro, otro grupo (este de villanos) que quiere lo mismo, algún que otro asesinato, misterios, enigmas anclados en el pasado que nadie hasta ahora ha conseguido resolver y un decepcionante desenlace (de la aventura – ¡Ay, Fidel!, qué buen candidato a Giordino… -, no de la novela) que no huye de los tópicos del género sino que los enriquece con ingenio.

Es este humor que invade casi toda la historia (excepto un par de capítulos históricos -19 y 20, creo-, aunque después hay un cierto bache que remonta cuando comienzan a resolver las pruebas) lo que diferencia esta de otras novelas del género, sobre todo por lo inhabitual que es contar una historia de aventura y misterio en clave de humor irónico, a ratos surrealista y absurdo, que le da personalidad y la diferencia del resto.

Utilizando ese mismo tono, el autor se permite cierta crítica más o menos sutil hacia las religiones y su capacidad de manipular a las personas y la realidad, y cómo se puede influir a las masas distorsionando la realidad.

También se agradece el humor en los capítulos "asensianos" (la resolución de enigmas al estilo de Matilde Asensi aunque mejor relatados y más comprensibles) y el homenaje/guiño (o lo que sea) a "El Señor de los anillos" de Tolkien (final del cap. 40 y comienzo del 41).

O los encuentros de Jaime con "Fofito", con Vir y Luis y más personajes divertidos y excéntricos.

En resumen, una novela entretenida, ingeniosa, divertida, que intenta no ser convencional y apartarse, mediante el humor inteligente, de las normas del género.

Por cierto, la alusión a Malena Gracia (dos veces) y la pitonisa Lola (curioso, yo me había imaginado justo así a Begoña Gil Redondo) puede suponer una dificultad de adaptación ante eventuales traducciones a otros idiomas.

http://reginairae.blogcindario.com/2007/06/00435-la-isis-dorada-de-jorge-magano.html

FICHA DEL LIBRO
ENLACE AL LIBRO: CONVERTIR ESTE LIBRO «
TÍTULO=»La Isis Dorada (Jorge Magano)»
ENLACE DE DESCARGA: ENLACE DE DESCARGA (En el banner vertical)
REFERENCIA Y AUTOR: «La Isis Dorada (Jorge Magano)»

PDF


FORMATOS DISPONIBLES: EPUB,FB2,MOBI

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.