Pantaleón y las Visitadoras ( Mario Vargas Llosa)

 

Argumento

Debido al aumento de violaciones y desmanes practicados por los soldados de las guarniciones de la Amazonía peruana el ejército de ese país decide organizar un servicio de Visitadoras o prostitutas que alivie las necesidades fisiológicas de los soldados. Le encargan la misión al eficiente oficial Pantaleón Pantoja…

Comentario

Una novela ligera que empieza mejor que termina, debido quizás a que la gracia de la situación se va perdiendo con la reiteración y extensión a veces desmesurada de los “capítulos” o bloques que la componen. Sin embargo, es entretenida y se lee con facilidad.
Lo más destacado es quizás la estructura elegida por el autor, en la que como curiosidad el narrador está prácticamente ausente. Vargas Llosa intercala en su narración diálogos con las mínimas acotaciones, pero sin narrar ni describir, dejando que sean los personajes los que hablen y se manifiesten. En esta parte de diálogos además, ocurren varias escenas simultáneas protagonizadas por diferentes personajes en diferentes lugares, lo cual en algún momento produce cierta confusión, hasta que te acostumbras. Al lado de los diálogos se transcriben cartas, e informes sobre las vicisitudes del servicio de Visitadoras, donde se pone de manifiesto la hipocresía del ejército que por un lado organiza la prostitución y por otro pretende que quede oculto y que no se le vincule con él de ninguna manera. El oficial Pantoja lleva al límite su celo profesional al considerar a sus Visitadoras casi como un cuerpo militar, al que dota de uniforme y hasta de himno, y usa todo tipo de eufemismos a modo de terminología técnica militar para describir sus actos. Así, cada relación sexual es definida como “prestación”. Se calculan la duración de las “prestaciones”, el número de ellas ideal por soldado, etc, hace estadísticas y gráficos, para optimizar el servicio. Su eficiencia hará que incluso los civiles demanden a sus pupilas, que también se matan por entrar en el cuerpo, dadas las ventajosas condiciones de trabajo en comparación con lo que acostumbran. Pero cuando una de las Visitadoras muere y él le rinde honores militares el estamento superior del ejército pone el grito en el cielo debido al escándalo.
La novela podría haber sido incluso más divertida, y parece que en algunas partes se queda a medio camino. Sin embargo, muchos de los personajes, como el de la mujer de Pantoja, resultan entrañables y divertidos en su ingenuidad. Solo dejándolos hablar tenemos un retrato preciso de cada uno de ellos. El mérito del autor está en dotarlos de un discurso propio e identificable que nos los dibuja sin descripción.
Vargas insinúa en algún lugar que tales hechos sucedieron realmente o bien unos muy semejantes. De todas formas, fueran reales o no, resultan convincentes aunque lo cuente con un humor fino, que no excluye el sabor local, con giros y expresiones típicas del Perú que le dan mucha gracia al texto, un aire tropical y selvático lleno de exotismo.
Me quedo con la frase de Vargas en la contraportada: “Intenté al principio contar esta historia en serio. Descubrí que era imposible. Fue una experiencia liberadora, que me reveló las posibilidades del juego y el humor en la literatura
Para los curiosos, hay una película sobre la novela.

FICHA DEL LIBRO
ENLACE AL LIBRO: CONVERTIR ESTE LIBRO
TÍTULO=”Pantaleón y las Visitadoras ( Mario Vargas Llosa)”
ENLACE DE DESCARGA: ENLACE DE DESCARGA (En el banner vertical)
REFERENCIA Y AUTOR: “Pantaleón y las Visitadoras ( Mario Vargas Llosa)”

PDF


FORMATOS DISPONIBLES: EPUB,FB2,MOBI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *