Rebelión en la granja, G. Orwell

Fábula satírica

Los animales de la Granja Manor son explota­dos por su propietario y, por este motivo, deciden rebelarse e instaurar su propia democracia. La revolución acaudillada por los cerdos Napoleón y Snowball, triun­fa; pero pronto degenera, como está predestinado.

Na­poleón, después de haber desterrado a Snowball, instau­ra el terror; la vieja constitución es abolida y sustituida por una nueva, que consta de un solo artículo: «Todos los animales son iguales, pero algunos lo son más que otros». La dictadura, con su funesto acompañamiento de adoctrinamiento y de represión, desemboca en una nue­va paz con los hombres de los que, ahora los animales revolucionarios de antaño ya no se distinguen.