Wieland

[nor., Völundr; alto alemán ant., Walant]. Personaje fabuloso de leyen­das germánicas entre las que figura ante todo un cantar de los Edda (v.): él Poe­ma de Völundr (v.). La obra empieza con un tema mitológico: tres walkyrias, hijas de rey, en forma de cisnes, llegan volando desde el Sur y se posan a la orilla del mar.

Völundr y sus dos hermanos las cazan. Du­rante ocho años las jóvenes permanecen junto a ellos, pero al noveno arrancan otra vez el vuelo. Mientras Völundr se halla fuera, de caza, unos enviados del rey Ni­dud le roban uno de los brazaletes que ha­bía fabricado para regalarlo a Hervor, la compañera fugitiva; luego Völundr, a quien manda reducir a la cojera, es confinado a un islote, donde se le obliga a trabajar como orfebre. Su venganza, empero, es atroz: da muerte a los dos hijos del rey y con sus cráneos hace copas para Nidud, con sus ojos alhajas para la reina y con sus dientes un collar para la princesa Bödvild, a la que un día embriaga y viola. Más tarde se fabrica unas alas y, cual nuevo Dédalo (v.), huye volando, para anunciar su venganza a Nidud, reducido a la impo­tencia, no sin antes haberle arrancado la promesa de que no hará ningún daño a Bödvild y al hijo que ésta dará a luz.

Una refundición de tono más elegiaco y menos primitivo, elaborada en Inglaterra en el siglo VIII, sirvió de fundamento a las es­cenas grabadas en el célebre cofrecillo rú­nico de Clermont, a fines del siglo VIII o principios del IX. En la Saga de Teodorico (v.) noruega, que en realidad es un centón de diversos relatos, el elemento mitológico y novelesco se acentúa fuertemen­te. La fábula de Vólundr se enlaza con la del joven Sigfrido (v.): Völundr figura co­mo aprendiz del herrero Mimi y tiene que sufrir los desdenes de Sigfrido, pero más tarde, confiado a dos malvados enanos, les da muerte. Luego construye una nave su­mergible y embarcado en ella es presa de las redes de los pescadores del rey Nidung. Entra entonces al servicio de éste y se distingue por su habilidad como herrero, de la que da múltiples pruebas.

Un día que el rey Nidung, en una expedición, se ol­vidó llevar consigo la piedra mágica que debía asegurarle la victoria, promete dar su hija en matrimonio, con la mitad de su reino por dote, a quien le traiga la piedra antes de que amanezca. Völundr logra ha­cerlo, pero tiene que dar muerte al mayor­domo que intentaba negarle el premio. A consecuencia de ello es proscrito, e intenta vengarse envenenando los alimentos de la hija del rey. Pero como ésta poseía un cu­chillo mágico, Völundr es descubierto y cas­tigado con la mutilación de ambas piernas. Luego sigue el relato de su venganza, con la muerte de los hijos del rey y la viola­ción de la princesa. La historia, sin embargo, acaba bien. Tras la muerte de Ni­dung, la hija del rey y Völundr, que se aman, pueden casarse y de ellos nacerá un hijo, Vidga, que realizará maravillosas hazañas.

V. Santoli