Tomás Sutpen

[Thomas Sutpen]. Es el héroe de la novela de William Faulkner (1897-1962) ¡Absalón, Absalón! Este perso­naje surge en la novela mediante una técni­ca muy complicada, de los relatos aducidos por Quentin Compson, perteneciente a una de las grandes familias del Sur.

Ya este narrador, por sí mismo representa esta ob­sesión por el pasado histórico de aquella tierra, que Faulkner ha convertido en ma­teria épica de sus novelas. Sutpen es un aventurero que llega a las tierras de Jef­ferson, en el condado imaginario de Yorknapatawpha, y empieza la difícil conquista de la tierra. Es un hombre enérgico y fe­roz que se impone en aquel ambiente, llega a ser coronel en la guerra de Secesión y funda una estirpe que durará varias gene­raciones. A lo largo de la novela, nos en­teramos que Sutpen es oriundo de Haití, llegado a Jefferson tras haber abandonado a su esposa y a su hijo a causa de tener aquélla sangre negra en sus venas. Funda aquí una nueva familia, de la que nacen un hijo y una hija. Con el tiempo, el hijo del primer matrimonio traba amistad, en la universidad, con su hermanastro y quiere casarse con su hermanastra.

Pero aquél, al enterarse de la verdad, le mata. El linaje de Sutpen, a causa de su mancha, se va perdiendo en una serie continuada de vio­lencias que culminan con el incendio de su finca por el último descendiente de la rama bastarda. En Tomás Sutpen ha que­rido representar Faulkner al fundador de una estirpe sobre la que se cierne la man­cha de la culpa.