Sun Wu-K’ung

Uno de los principales personajes de la famosa novela china Hsi Yu Chi (v.), de Wu Ch’êng-ên (1510?-1580). Es una pura creación de una fantasía llena de color, que se ha hecho muy popular en China.

Se trata de una mona de inteligen­cia humana y de facultades divinas, que por obra de la energía creadora del Universo, nace de una roca. En ella, por consi­guiente, lo humano y lo divino se hallan unidos: concepción puramente taoísta. Edu­cada por la divinidad del cielo y dotada del poder mágico de experimentar múltiples metamorfosis, Sun Wu-K’ung reúne en sí las dotes de guerrero invencible, que acom­paña y defiende al bonzo Hsüan Tsang du­rante su viaje a Occidente. Y ahora nos hallamos en plena moral confucionista, se­gún la cual la mona es el discípulo constantemente leal, incluso en la desgracia, y sus victorias, a la luz de la misma concep­ción, se interpretan como victorias del bien sobre el mal.

Su cualidad más destacada es una ágil y vivaz astucia, realmente com­parable a la de los monos. Sun Wu-K’ung es capaz de cometer enormes robos, pero también de soportar con firmeza los más duros sacrificios en aras del bien. Y a tra­vés del bien y el mal acabará por alcanzar el estado perfecto de Buda. En conjunto, y a pesar de los múltiples motivos taoístas y confucionistas que en este personaje se observan, su concepción es en realidad bu­dista, y así en él la tríada conceptual y filosoficorreligiosa taoísmo – confucionismo – budismo corresponde y da sentido y conte­nido a la tríada cualitativa bestia-hombre- divinidad.

S. Lokwang