Ragnar Lodhbrók

Vikingo danés del siglo IX, que murió en la costa escocesa el año 866. En torno a su figura no tardó en florecer la leyenda, enriquecida con mo­tivos tomados ya del ciclo nibelungo, ya de la Eneida (v.) virgiliana (tema de Dido), ya de fuentes novelescas (Ragnar y Kráka) o de otro género (leyendas locales, etc.).

A fines del siglo XIII esas heterogéneas his­torias rebosantes de acontecimientos mara­villosos fueron reducidas a una unidad de composición literaria por un escritor islan­dés, que logró no pocas veces dar a su relato una vivaz y brillante exposición. De muy joven, Ragnar, a quien su chaqueta y calzones de pelo hervido en la pez han va­lido su sobrenombre de «Lodhbrók», da muerte a una enorme serpiente, en premio de lo cual se casa con Thora, hija de un príncipe de Gotland, la cual muere al poco tiempo, dejándole dos hijos: Eirik y Agnar. Durante una expedición de los vikingos a Noruega, Ragnar oye hablar de una bellí­sima doncella, Kráka (sobrenombre que significa «la corneja»), o sea, en realidad, Áslaug, hija póstuma de Sigfrido y de Brunilda (otro evidente elemento adventi­cio de origen nibelúngico).

Ragnar le en­vía un sibilino mensaje rogándole que vaya a verle ni vestida ni desnuda, ni en ayunas ni tras haber comido, ni sola ni acompa­ñada. Y Áslaug se presenta envuelta en una red de pesca, con una brizna de hierba en la boca y escoltada por el perro de los viejos campesinos junto a los cuales se educó. Áslaug y Ragnar se casan en Dinamarca, y de esas bodas nacen varios hijos, el mayor de los cuales, Ivar, es tan flaco que le llaman «beinlauss», o sea «sin hue­sos», pero inteligente y animoso. Durante un viaje a Suecia, Ragnar se enamora de Ingebjorg, hija del rey Eystein, aventura que no es ignorada por Kráka, que heredó de su padre la facultad de comprender el lenguaje de los pájaros. Entonces Kráka revela a Ragnar su verdadera personalidad y le confiesa ser hija de Sigurd (Sigfrido). El hijo que tendrá llevará una serpiente alrededor de los ojos y se llamará Sigfrido («Sigurdr ormr í auga», «serpiente en el ojo»). La truncada aventura amorosa de Ragnar e Ingelbjorg provoca la enemis­tad del rey Eystein.

Los dos primeros hi­jos del primer matrimonio de Ragnar par­ten en Guerra contra el rey y mueren; sus hermanastros, juntamente con su ma­dre, se vengan dando muerte al rey sueco. Más tarde, Ragnar quiere invadir Inglate­rra, y Áslaug, tras haber en vano tratado de disuadirle, le da un vestido que ha de hacerle invulnerable (derivación de la «piel de cuerno» de Sigfrido). En Inglaterra, Ragnar cae prisionero del rey Ella y es arrojado a un foso lleno de serpientes (re­petición del tema de Gunnar-Gunter, v.), donde muere heroicamente. Mientras está en el foso, el poeta pone en su boca el breve poema Krákumál, obra notable, in­dependiente de la leyenda y tal vez compuesta en las islas Oreadas. G. Prampolini