Mirandolina

Protagonista de La po­sadera (v.), comedia de Cario Goldoni (1707-1793), así como de una comedia ale­mana de Carlos Blum, Mir andolina (1828), derivada de aquélla.

Es quizás el más de­cididamente femenino de los personajes goldonianos y el que mejor ha resistido el transcurso del tiempo: honrada sin dejar de ser coqueta, dotada en todo momento de sentido práctico, Mirandolina representa la eterna victoria del sexo débil y de su natural elementabilidad sobre el complejo mundo masculino en el que las miserias y los rasgos generosos se alían y se con­traponen. En el tranquilo clima de me­diados del siglo XVIII, Mirandolina hace resurgir ante nuestros ojos la épica fi­gura de la bella Angélica (v.); y, como ésta, que huye de la exasperada pasión de los paladines para entregarse a un mozo de cuadras, Mirandolina, con un sentido común tan considerable como irreverente an­te toda forma de idealismo, prefiere el sen­cillo amor de un camarero a los corazones rendidos que le brindan a porfía tres ama­bles caballeros.

U. Déttore