Jourdain

[Monsieur Jourdain]. Es el protagonista de la comedia de Molière (1622- 1673) El burgués gentilhombre (v.), aquel que ignoraba que hablaba en prosa sin es­fuerzo, y al que, junto con otros maestros de bellas artes y bellos modales, un profesor de filosofía debía retinar y hacerle digno del amor de una marquesa.

Su amable locu­ra sería inofensiva si no comprometiese el patrimonio y la felicidad de su hija. Pero como todo acaba bien, y la hija se casa con el joven a quien ama (que se presenta como hijo del Gran Turco) y la marquesa se casa con otro (aunque Jourdain no lo crea), la figura de Jourdain sigue siendo una figura alegre y ligera, feliz con su dinero y entre los bailes, cantos y músicas que le rodean como una grata fantasmago­ría. Así aparece en forma definitiva, en el escenario del teatro cómico, el personaje del nuevo rico que había de seguir dando pie a tantas farsas, mientras la sociedad que lo acogía y a la que él se presentaba tu­viera bastante fuerza para burlarse de él como desquite de su ascensión hasta su mis­mo nivel; pero que más tarde había de intentar dominar dramática y violentamente la escena con el teatro social de la segunda mitad del siglo XIX.

Más afortunado que sus sucesores, monsieur Jourdain logra to­davía divertirse: es aún demasiado novel para meditar sobre su estado y se abandona feliz e inconscientemente a una mera vida exterior. La primera mitad del siglo XVIII, en su afán moralizador, le iniciará en una fría y desilusionada cordura, que pondrá fin, aunque no cura, a la serie de sus tor­pezas; finalmente, con el Momolo de Galli­na (v. Gente enriquecida), tendrá su pro­pio drama: el de darse cuenta de que, al cambiar de estado, su situación ha empeo­rado. Y entonces el personaje del nuevo rico alcanzará su más profunda poesía, pre­cisamente en el momento en que se des­pedirá del público por mucho tiempo, pa­ra reaparecer a raíz de la primera Gran Guerra.

U. Déttore