Ircana

Protagonista de tres comedias orientales de Carlo Goldoni (1707-1793): La esposa persa (v.), Hircana en Julfa (v.) e Hircana en Ispahan (v.). Ircana es quizá la más completa representante de un tipo femenino goldoniano que no sólo anuncia el Romanticismo, sino que lo supera antici­padamente, presentándonos una pasión fo­gosa y sin retóricas, un sentimiento íntimo sin patetismos y un pudor orgulloso y sin equívocos.

Junto a ella vemos dibujarse la figura de Giannina (v.), del Abanico (v.). Si las demás mujeres de Goldoni parecen no tener otra misión que la de engarzarse graciosa y prudentemente en la vida de los varones, Ircana expresa bravíamente su vida de mujer y, a pesar de que su tipo pro­cede de las más remotas fantasías de la «commedia dell’arte», aparece ante nuestros ojos como dotada de una extraña moderni­dad. Su condición de esclava es, aunque Goldoni no atinara en ello, un símbolo: en ella la antigua servidumbre femenina se re­bela, pero esta rebelión es totalmente ins­tintiva, sin ideas ni ideologías, generosa y a la vez egoísta, estrepitosa, pero si con­viene socarrona, y siempre soberanamente ilógica.

Sin embargo, Ircana está dispuesta a responder a esta falta de lógica con su persona, y tal vez ello pueda considerarse como un rasgo más de su modernidad.

U. Déttore