Fingal

Nombre dado por James Macpherson (1736-1796) en sus poemas osiánicos (v. Poesía osiánica) a Finn, héroe del ciclo meridional de las leyendas irlandesas y que se supone viviría en el siglo III d. de C. Es hijo del gigante Comal (Comhal) y rey de Morven, el país de los caledonios del noroeste.

En el poema épico en seis libros titulado Fingal (v.), publicado en 1761, vemos como se dirige a Irlanda y ayuda a Cucullin (Cuchullin, el irlandés Cuchulain), vicerregente del reino irlandés durante la minoridad de Cormac, en su lucha contra Svaran (Swaran), rey escan­dinavo de Loclin (Lochlin) que ha invadido Irlanda y a quien Fingal vence y hace pri­sionero. Los hechos subsiguientes aparecen narrados en Temora (v.). Otros poemas osiánicos presentan a Fingal como enderezador de entuertos y defensor de los opri­midos.

El personaje de Macpherson posee la magnanimidad del Finn legendario: es generoso y perdona a los vencidos; por lo demás, sólo raras veces combate personal­mente, y se contenta con presidir las bata­llas y hacer que luchen por él otros gue­rreros (Oscar, Osián, Gaulo, Filian, Fergus). Estos poemas carecen de un espíritu épico y patriótico propiamente dicho, y las actitudes y caracteres de los guerreros se hallan rodeados de aquella atmósfera vaga e irreal que tanto agradaba a los románti­cos. Y precisamente a causa del gran éxito alcanzado por los poemas osiánicos recor­damos aquí a este personaje, a pesar de la poca solidez con que está concebido.

Mac­pherson hace a Fingal contemporáneo de Cucullin, cuando, según la leyenda, medió entre ellos una separación de varios siglos, y presenta como escocés al irlandés Finn. La aparición de Fingal a Osián en sueños fue tema del cuadro de J.-A.-D. Ingres (1780-1867) «El sueño de Osián», destinado a decorar una sala de Monte Cavallo (el Quirinal) cuando se preparaban sus estan­cias para Napoleón.

M. Praz