El Licenciado

Personaje de la larga novela incompleta Aventuras de un estu­diante danés, del escritor dinamarqués Poul Martin Møller (1794-1834). El «Licentiatus medicinae» Claudius (término ahora en des­uso que se aplicaba a quienes habían aca­bado los estudios de medicina pero sin ha­ber pasado los exámenes finales de grado) es el prototipo del pedante, a quien mueve una vana actividad mental ajena a todo contacto con el mundo.

Alto, con gafas, necio, jorobado, tímido, distraído e inca­paz del menor esfuerzo de voluntad que le saque de la continua abstracción de su pensamiento, constituye la figura opuesta a la del alegre protagonista de la narra­ción, «el rizado Frits». Aun cuando le com­padezcan y se mofen de él, todos, en el fondo, le aprecian, a pesar de que, como dice el huésped que le dio acogimiento por una noche y luego no pudo ya sacárselo de encima, «la ciencia le ha enloquecido un tanto el cerebro».

Su lenguaje es pesado y rebuscado, y sus ideas nacen ya muertas a causa, de su incapacidad para expresar­las. Cuando quiere escribir un tratado so­bre el divorcio del alma y el cuerpo em­pieza… por estudiar mineralogía, dado que para escribir es necesaria una pluma bien aguzada, para lo cual se precisa, a su vez, un buen cortaplumas, que, también, debe estar afilado con una buena piedra; si su fusil — descargado debido a una broma de Frits — no dispara, helo ahí acusando a la desgracia, que no le deja actuar sobre la materia. «Mi infinito razonar — decla­ra— hace que no pueda llevar nada a ca­bo».

La ironía romántica con la cual el autor contempla a su personaje, tristemente consciente de la inutilidad de sus especula­ciones pero incapaz de encontrar nueva­mente su verdadero yo entre los numero­sos aspectos de su propia personalidad que continuamente le ofrece su pensamiento, nada tiene de demoníaco ni de cruelmente intelectual, sino que es sencillamente una prueba de la sutil autocrítica del autor: el irreflexivo Frits y el pobre pedante no son, en realidad, otra cosa que dos aspectos opuestos de la compleja personalidad de Martin Møller.

A. Manghi