Clístenes

Personaje con­vencional de la comedia antigua, derivado de alguna figura de la crónica de la época para representar el tipo del hombre refi­nado hasta el afeminamiento.

Por ironía, en Los Acamenses (v.) de Aristófanes (450?- 385 a. de C.) es llamado hijo de Sibirtio, que como maestro de gimnasia que era, hu­biera debido educar a su hijo para una vida ruda y viril. Aristófanes se burla de él en casi todas sus comedias, y no debemos ex­trañarnos de la monótona insistencia que ello representa, si pensamos que no sólo esa figura aparece en la comedia anterior a él, por ejemplo bajo el nombre de Estratón, sino que es un fácil recurso cómico que, original unas veces y otras imitado, ha formado siempre parte del bagaje de los autores de comedia.

En todo caso, es una figura de farsa y como tal le vemos en Las Tesmoforiazusas (v.) de Aristófanes, donde aparece como personaje y no sólo como blanco indirecto de las burlas de los demás. Naturalmente, su misión con­siste en asegurarse del verdadero sexo de Mnesíloco (v.), que ha entrado disfrazado en la asamblea de las mujeres para defen­der a su pariente Eurípides (v.).

Por ello participa siempre en las aventuras de las mujeres, y los hombres acaban por acos­tumbrarse a considerarlo como una de aqué­llas. Como es fácil comprender, su afeminamiento lo lleva a ser tenido por homo­sexual, prerrogativa de la que Aristófanes se burla en Las Ranas (v.) y en la Lisistrata (v.). Es uno de los muchos personajes genéricos que pueblan el mundo de la co­media, como el poeta, el sicofante, el adi­vino, etc., pero, a diferencia de éstos, en­cierra una burla directa contra algún per­sonaje real de la época.

P. Pucci