Claudio Frollo

[Claude Frollo]. Per­sonaje de Nuestra Señora de París (v.), de Víctor Hugo (1802-1885), es el hombre si­lencioso y solitario que en su corazón ocul­ta el infierno; el asceta atormentado que, de golpe, siente despertar en lo más íntimo de su ser, al ver pasar a una gitana, la latente rebelión de la carne.

Figura casi abstracta, en la que el bien y el mal, lo angélico y lo demoníaco, luchan frenética­mente entre sí, y dentro del cual el oscuro esfuerzo de las especulaciones medievales y la angustia indefinida del Romanticismo rebelde se alían en un trágico sentido de sufrimiento y de derrota. No le falta sin embargo una especie de psicología simbó­lica que le da vida y consistencia; ya antes de conocer a Esmeralda (v.), Claudio Frollo es una criatura de sombra: sus meditacio­nes están presididas por la duda, su fe está resquebrajada por las exigencias de su ra­zón y su superioridad moral no es en rea­lidad otra cosa que un envaramiento exte­rior que habrá de desvanecerse en cuanto el mal que serpentea en su persona le llegue al corazón.

Aunque haya recogido, en una pila de agua bendita de la catedral, a un pequeño monstruo abandonado y le haya dado sustento y habitación, no puede de­cirse que ame a los hombres: todos sus actos, todos sus movimientos están some­tidos a la solución de este problema de gi­gantesco egocentrismo. Convertido en bien­hechor por una experiencia egoísta, no va­cilará en empujar al delito a su deforme ahijado Quasimodo (v.), en cuanto la pa­sión se haya apoderado de él: un abismo de insensibilidad le separa de los demás hombres.

El personaje romántico y postrromántico del sacerdote obsesionado y se­cretamente pecaminoso resurge en él de las leyendas del Medievo con nueva vita­lidad, para pasar luego a la novela verista y a la de la decadencia. Entonces se con­vertirá en una criatura totalmente hecha de carne, cuyo drama será analizado con la concreta minuciosidad de un cuadro clí­nico, hasta que, al declinar de su parábola, se convertirá en puro clima en el Pafnucio (v.) de Anatole France.

U. Déttore