Ciappelletto

Protagonista del primer cuento del Decamerón (v.). Ser Ciappelletto, como los franceses, entre quienes vivía, llamaban al notario Ser Ciapperello da Prato, es el héroe o mejor el artista del mal que lleva a cabo las acciones consideradas re­probables con la más completa entrega de su alma y con un goce desinteresado, pro­pio de quien ejerce una vocación.

Total­mente ajeno a la vida moral y a los re­mordimientos, no suscita repugnancia ni horror, sino una viva admiración por el vigoroso ingenio que despliega en sus poco loables empresas, sin jamás desfallecer. Más que impío es irreligioso. Pero a pesar de ello, Ciappelletto — y menos aún su au­tor— no piensa jamás en ofender o negar a Dios y a lo sumo podría decir de Él con las palabras de un famoso epigrama: «No le conozco».

M. Fubini