Chingachgook

Personaje de la serie de las cinco novelas Relatos de Calzas de Cuero (v. El cazador de ciervos, El último de los mohicanos, El guía, etc., 1823-1841), del escritor norteamericano James Fenimore Cooper (1789-1851).

Chingachgook «es un guerrero indio de la tribu de los mohica­nos, hijo del gran jefe Unkas y último representante de un pueblo otrora poderoso destruido por los progresos de los hombres blancos en el continente americano. De él, que es su mejor amigo, aprende Natty Bumppo (v.) la ciencia y la ley de la selva.

El nombre de Chingachgook, que significa Gran Serpiente, se debe a su sa­biduría, prudente y astuta, y representa más bien la ideal figura fantástica del «no­ble salvaje», que un indio en su auténtica individualidad; en él se reúnen todos los «principios más altos» de la vida primitiva tal como Cooper la concebía: valor, orgullo, lealtad, reverencia, la imaginación de un poeta primitivo, la gravedad de un sabio antiguo y una instintiva sumisión a la Ley Natural — comprendida en ella la feroz ley de la supervivencia — que representa la Ley Moral de la Selva.

La suma de todos estos caracteres no constituye en modo alguno un «personaje» en el sentido moderno de la palabra, y por otra parte no es necesario que así sea: Chingachgook es una figura monumental como la estatua de un rey egipcio, la íntima coherencia de cuyos ras­gos escapa al observador extranjero aunque su intensidad cultural no presente la me­nor brecha.

Cooper presta a su Indio-Tipo un lenguaje solemne, arcaico y sentencioso que sirve para subrayar la oscuridad cultural en que se mueve sugiriendo a la vez, dentro de aquella oscuridad, un parentesco fundamental con lo que hay de primigenio en los hombres de todos los tiempos y de todos los países. No menos que Natty Bumppo, cuya auténtica mitad «salvaje» representa Chingachgook, es la síntesis ar­tificiosa de un autor que juega la resbala­diza partida doble del Primitivismo y del Cristianismo; pero el artificio queda redi­mido por su rigor poético.

S. Geist