Bay Ganiu

Protagonista de la novela que lleva su nombre (v.), del autor búlgaro Aleko Constantinov (1863-1897). Bay Ganiu Balkanski, comerciante en esencia de rosas, tacaño, desconfiado, ignorante y es­tafador, pretende ser una caricatura mordaz de esos defectos, más o menos difundidos entre los búlgaros de su tiempo.

Viaja por Europa (Austria, Bohemia, Suiza y Rusia), pero desempeña un triste papel en su in­comprensión de la vida europea, todavía tan alejada de las inveteradas costumbres y de los estrechos horizontes de su menta­lidad. De regreso y definitivamente esta­blecido en su patria, se entrega a la vida política y logra, a fuerza de vulgares in­trigas, hacerse elegir diputado.

Por cuan­to refleja, siquiera sea a través de no po­cas deformaciones exageradas y no siem­pre de buen gusto, rasgos característicos de su ambiente nacional en aquella época, producto natural de los cinco siglos du­rante los cuales Bulgaria había vivido en la esclavitud y en la más completa sepa­ración del mundo civil, el imaginario héroe Bay Ganiu, que en conjunto es una figura antipática e innoble pero muy significati­va, se granjeó entre los lectores una inmensa popularidad y no tardó en conver­tirse en símbolo nacional, hasta el punto de que actualmente su nombre es conocido y repetido en Bulgaria por todos, como burlesco o sarcástico mote que se da a personajes de su misma estampa o a accio­nes que corresponden a los aspectos nega­tivos de su carácter. Con cierta inexactitud, se le ha comparado con Tartarín de Taras­cón (v.), un Tartarín de las tierras bal­cánicas.

E. Damiani