Poesías, Joaquim Folguera

[Poesies]. Con este título se publicó en Barcelona en 1920 la obra lírica completa del poeta y crítico ca­talán Joaquim Folguera (1893-1919), en la que se agrupaban los Poemes de neguit (1915), El poema espars (1917) y otros poemas no recogidos aún en libro.

Poste­riormente han sido reeditadas numerosas veces (la edición más reciente es de 1951). Los poemas futuristas se incluyeron en Traduccions i fragments (Barcelona, 1921), y no han sido reeditados. En la poesía de Joaquim Folguera convergen, en un desorden aparente, las tendencias más opuestas de la poesía francesa y catalana de la época. To­das ellas son reducidas a unidad — quizá todavía no a una unidad creadora cons­ciente e individualizada — por una huma­nidad rica en experiencias vitales y atenta a lo más nuevo del arte.

Después de una primera época creadora estrictamente re­fleja, su amarga experiencia del Dolor («tan sois Dolor ve de company amb mi», «Fes el meu cor de tos amors estatge/i, si hi vingués perduda una alegría,/fes-la ben tost dintre tes ungles presa») y su continuo enfrentarse con la Muerte («Ara, Senyor, sentó les bufarades/de la Mort que m’envolta sense prendre’m./Dins la penombra ja he perdut el límit/del món i el fi contacte de les coses»), que él sabía inminente a la vuelta de cualquier instante, dentro de la Soledad («Tota una vida s’esgota/en contorsions dins el buit»), el Olvido («intuició de la mort que s’acosta») y el Silencio, le llevan a una poesía aséptica, desnuda, pro­fundamente dramática. Por ello dice que «el meu cant… no coneix rialla».

Pero, por otra parte, su lúcida inquietud intelectual, que hace de él uno de los críticos más no­tables de su tiempo (Les noves’ valors de la poesía catalana, Articles) y el descubridor, y traductor, de los nuevos valores de la poesía europea (Max Jacob, Guillaume Apollinaire, etc.), dio a su poesía una dimen­sión de aventura artística, que le proyecta sobre lo más audaz de las conquistas de Apollinaire o Marinetti («Vetlla de desembre plujós», «Músics cecs de carrer», «En avió» y «Ambició»). Folguera liquida, en Cataluña, la estética que se ha convenido en llamar novecentista e inicia la posibili­dad de una poesía esencialmente nueva, cuyo primer momento tendrá su figura más importante en Joan Salvat – Papasseit (v. Poesías). [Trad. castellana de Emilia Bernal (Barcelona, 1930)].

J. Molas