Los edificios de Constantinopla, Procopio de Cesarea

Obra escrita después del año 558 por encargo de Justiniano o para captarse su favor; en todo caso, es un homenaje cortesano al sobera­no. Se trata del elenco y descripción de los monumentos que el emperador mandó cons­truir en el vasto imperio bizantino. El autor le atribuye también todos los edificios construidos a expensas públicas. La intro­ducción es un encomio entusiasta y exage­rado de Justiniano, de su bondad, benigni­dad y actividad en todos los campos.

Es ex­tensa la descripción de los edificios de Constantinopla, que ocupa todo el libro primero. Los seis libros restantes describen las forti­ficaciones en las distintas partes del impe­rio. La obra termina con la descripción de una fortaleza en las Columnas de Hércules. A pesar del tono cortesano —las descrip­ciones son pretextos de alabanzas al empe­rador — la obra es de suma importancia como fuente topográfica, geográfica y eco­nómica de la época de Justiniano.

L. Banti