Gran Canon, Andrés

Canto li­túrgico de la Iglesia ortodoxa dedicado al jueves antes del Domingo de Ramos, obra del arzobispo de Creta, Andrés (hacia 650- hacia 720). Andrés pasa por inventor del «Canon», género de poesía eclesiástica que substituye a los ingenuos «contacia» com­puestos por toscos monjes, con mayores as­piraciones artísticas, pero en realidad sólo con más ornamentos retóricos y con mayor complicación técnica. El «canon» es una forma compleja, formada por nueve odas, que en su origen eran «troparia» (breves estrofas en prosa rítmica) que se cantaban después de la recitación de los nueve trozos bíblicos escogidos al efecto por la Iglesia, y que luego se hicieron independientes y se constituyeron en un grupo orgánico con un único tono musical. Es muy probable, sin embargo, que el «canon» sea anterior a Andrés de Creta. El Gran Canon es el ejemplo más famoso de este género. Es llamado así precisamente por su exagerada extensión, puesto que comprende 250 estrofas rít­micas, cada una de ellas enlazada con un episodio del «Antiguo Testamento». La ex­tensión del canto no es proporcional a su valor poético; Andrés no es en modo alguno un poeta inspirado. Hay en él una reflexión mediocremente inteligente que se expresa con artificio y prolijidad en medio de una profusión de conceptos dogmáticos, nada propios de la expresión lírica.

S. Impellizzeri