Yügiri

Famosa cortesana japonesa, pro­tagonista de numerosos dramas para el tea­tro popular (Kabuki) y para el teatro de polichinelas (Jōruri). En su existencia his­tórica, Yügiri fue una prostituta de Osaka, adonde se había trasladado en 1672, cuan­do su padre Ōgiya Shirobō había llevado allí la mancebía que regentaba.

Allí vivió festejada y alcanzó fama por el hechizo que confería a su belleza su extraordinaria aptitud para el canto, la música y la poesía, y, en medio de un lujo refinadísimo, murió cuando sólo tenía veintiséis años, en enero de 1678, el sexto día de la primera luna­ción del sexto año de la era Empō, según consta en la lápida que se conserva en el templo budista Jōkoku, donde, junto a su nombre mundano de Ōgiya Yügiri, figura su nombre póstumo de Kwajaku Hōshun. Tales fueron la emoción y la pena que su muerte suscitó en Osaka, que el actor Sakata Tōjūrō (1645-1709) pensó aprovechar­se de ellos, y, apenas un mes más tarde, representaba el drama Yügiri Nagori no Shōgwatsu [El adiós de Yügiri en enero], que inició su celebridad, por cuanto logró un éxito enorme.

Este drama, lo mismo que otros que ulteriormente se escribieron a semejanza de él, tiene por tema las tempestuosas aventuras de un joven de buena familia, Fujiya Izaemon, que estaba loca­mente enamorado de la bella Yügiri. Pero la mejor obra, desde el punto de vista artístico-literario, es la de Chikamatsu Monzaemon (1653-1724), titulada Yügiri Awa no Naruto (v.), en la cual la protagonista es presentada como un verdadero dechado de elevados sentimientos.

M. Muccioli