Wolfdietrich

Personaje de leyendas germánicas (v. Wolfdietrich de Constantinopla), cuyos rasgos históricos parecen remontarse a Teodorico y Teodiberto (Dietrich), respectivamente hijo y nieto, del rey franco Clodoveo.

Mientras la primera parte de su nombre es explicada por la tradición de que, cuando niño, jugaba con lobos («wolf» en alemán), la segunda re­cuerda quizás al famoso Teodorico de Verona (v., y v. Saga de Teodorico). Pero si la base histórica del personaje de Wolf­dietrich era el primer rey cristiano de Francia, o el hijo de éste — y de ahí sus relaciones con el emperador Constantino —, en la leyenda todo se traslada a Constantinopla. Wolfdietrich es bautizado por su madre cristiana y no reconocido, o por lo menos considerado con suspicacia, por su padre pagano. Tras no pocos trabajos y aventuras, llega a Garda (transposición de Novgorod) en Lombardía, donde, conmo­vido por el llanto de la viuda de Ortnid, se decide a luchar contra el dragón que de­vasta el país y que dio muerte a aquél.

Vencedor del monstruo, le arranca la len­gua y baja a Garda, donde su gloria es discutida por un rival que pretende a su vez haber dado muerte al dragón, cuya cabeza ostenta. Wolfdietrich, empero, des­enmascara al rival, se casa con la viuda de Ortnid y al frente de un ejército se di­rige contra Constantinopla, donde da li­bertad a sus hermanos y castiga a los traidores. Finalmente se retira a un con­vento. En territorio alemán, los textos más antiguos relativos a Wolfdietrich se re­montan al siglo XII. Es uno de los héroes predilectos de aquella época y se le considera abuelo de Teodorico de Verona, a se­mejanza del cual pasó largo tiempo en el destierro y tuvo después que reconquistar su propio país.

L. Lun