Väinämöinen

Héroe principal del Kalevala (v.). Su nacimiento, narrado en los primeros cantos del poema, es un verda­dero acontecimiento mitológico: su madre, hija del aire, fecundada por el viento y por el mar, estuvo nadando treinta años sobre las aguas, antes de dar a luz al veraz Väinämöinen, el más sabio y más hábil de todos los hombres.

Más que guerrero u hombre de acción, Väinämöinen es poeta y mago, y sus maravillosos cantos, que en­tona acompañado de un instrumento de­nominado «kantele», ejercen un influjo órfico sobre la creación entera. Väinämöinen es también un sabio y un hechicero, cuya fuerza reside en la palabra creadora que pronuncia; impávidamente, en busca de ta­les «palabras profundas», Väinämöinen lle­ga hasta el infierno o «Manala». Es el jefe natural de varias empresas difíciles, como la famosa expedición para capturar al pre­cioso «Sampo»; es el favorito de las ma­dres, pero no de las jóvenes, y el canto final del Kalevala refiere cómo fue su­plantado por el hijo de Marfatta, la cual es una especie de divinidad maternal popu­lar.

El fin de Väinämöinen es tan legen­dario como su nacimiento. Como los an­tiguos jefes vikingos, se embarca en un velero de bronce y hace rumbo «al punto donde él cielo baja hasta tocar la tierra», y desaparece cantando una profecía se­gún la cual, con el tiempo, su pueblo vol­vería a tener necesidad de él. Su nombre parece significar «hombre que vive junto a la desembocadura de un río ancho y tranquilo»; de aquí sus numerosas analo­gías con las divinidades de las aguas. Mikael Agrícola le considera uno de los dio­ses fineses paganos, mientras los críticos recientes ven en él un personaje verdade­ro, un caudillo finés, anterior a la cristia­nización de su país.

T. Tuulio