Temple Drake

Es la protagonista de la novela Santuario (v.) y de la pieza tea­tral Réquiem por una mujer (v.), obras del escritor norteamericano William Faulkner (1897-1962). Temple Drake es una es­tudiante universitaria que tras un accidente de automóvil con su novio borracho, Gowan Stevens, al salir de un baile uni­versitario, va a parar a la guarida de unos «bootlegers», cuyo jefe, Popeye (v.), es un degenerado que la conduce al prostíbulo de miss Reba.

Temple es violada mecánica­mente por Popeye, que es un impotente, y luego por Red. Por su culpa matará Popeye a Tommy y a Red. Ella se aviene tran­quilamente a aquel mundo prostituido, pues representa a la «juventud absurdamente frívola». En la obra teatral Réquiem por una mujer, Temple arrastra consigo la cul­pa y la degeneración. Ahora, esposa ya de Gowan Stevens, hace una larga confesión para conseguir el indulto de la negra Nancy, acusada de haber asesinado en la cuna a una hija de Temple de seis meses.

En esta confesión descubre ella toda su dege­neración, pues el crimen de la negra fue cometido para evitar que Temple huyera con otro hombre y la deshonra cayera so­bre su esposo y sus hijos. Temple Drake es el prototipo de la nueva mujer, viciosa y envilecida, propia de la nueva civiliza­ción y opuesta, por tanto, a las antiguas generaciones del Sur, soñado y revivido tantas veces en las novelas del autor. *