Don Tello de Neira

Es el «tirano» de la comedia dramática española El mejor alcalde, el rey (v.), de Félix Lope de Vega Carpió (1562-1635). A diferencia del Fer­nán Gómez (v.) de Fuenteovejuna (v.) y del Comendador de Ocaña (v.) de Peribáñez (v.), del propio Lope, don Tello es sólo un tirano de ocasión, un tirano porque la fatalidad así lo ha querido.

En rigor, es todo lo contrario de un mujeriego de vo­cación; más bien parece un misógino, y su hermana Feliciana se desgañita inútilmente por hacerle contraer un matrimonio que facilite el suyo propio. Pero de pronto en­tra en su vida una mujer y le turba tanto que en un momento destruye su decoroso señorío juntamente con su fácil castidad. Si Elvira hubiese sido una mujer de su rango, don Tello se hubiera sin duda ca­sado con ella; pero el prejuicio de casta le lleva por los crueles caminos del atro­pello, la insolencia y el estupro. Y la con­dena, que al final llega, teatralmente, de propios labios del rey, no le asombra por­que, sin duda, una vez consumado el ul­traje, su conciencia la había espontánea y dolorosamente anticipado.

A. R. Ferrarin