Tariel

Héroe de la epopeya nacional georgiana El caballero de la piel de leo­pardo (v.), de Sciotha Russthaveli (siglo XII). Caballero de la época más gloriosa de su país, Tariel es la encarnación de to­das las virtudes caballerescas del pueblo georgiano.

Fuerte, intrépido y audaz, lucha abiertamente por todas las causas justas, negándose a toda componenda y rechazando toda astucia. Leal a la amistad y constante en su fidelidad al Emperador, rinde a esas virtudes un culto inquebrantable, incluso cuando le llevan a obrar contra su cora­zón. Así, a pesar de que está enamorado de Nestan Daregian, hija del emperador, no vacila en cumplir la orden que éste le ha dado, de que salga al encuentro del prometido de aquélla, y sólo cuando Nes­tan-Daregian, afeándole su acción, le ofen­de en sus más íntimos sentimientos, se deja llevar por un impulso rebelde y aplasta la cabeza de su rival, el príncipe chino.

En su fuerza elemental, en sus actitudes y en sus hazañas, Tariel se asemeja a Sigfrido (v.), pero su destino es más optimista, por cuanto sus combates le permiten alcanzar la felicidad, mientras que el héroe alemán, cuando gozaba de una vida serena, sucum­bió víctima de las maldades humanas. Com­parable a las más célebres figuras de las epopeyas europeas occidentales, Tariel es en todo momento el ideal del caballero «sin miedo y sin tacha», a la vez que la máxima expresión de las virtudes de Geor­gia oriental (Karthli y Kakhethi).

B. Sadathierashivi