Santa Brígida

[Heliga Birgitta]. San­ta Brígida (nacida hacia 1303, muerta en Roma el 23 de julio de 1373 y canonizada el 3 de octubre de 1391), fundadora de la orden de las Brigidinas, es una de las per­sonalidades más notables de la historia medieval de Suecia, así como una de las figuras más relevantes de la vida religiosa de su época.

En sentido lato, desempeña también un papel en la literatura por sus Revelaciones (v.). Su personalidad, además de estimular la diligencia de los eruditos, ha dado también pie a la fantasía de al­gunos poetas, como V. von Heidenstam (1859-1940) que la hizo protagonista de un relato, La peregrinación de Santa Brígida (v.). Brígida es una de aquellas santas gue­rreras que incluso la tradición hagiográfica representa con la espada en la mano y los ojos llameantes.

Voluntariosa, inflexible e inexorable en su acción para remover el ambiente que la rodea (la Roma de los primeros tiempos del Renacimiento) y para imponerse a sí misma el heroico ideal de santidad y perfección a que su fanática abnegación la impulsa y que la lleva a sacrificar la felicidad terrenal, la riqueza y los afectos familiares, la Santa, una vez lograda la anhelada victoria, se transfigura, pero en su nueva humildad y serenidad es­piritual hay quizá más humanidad y digni­dad estoicas que simple espíritu cristiano.

M. Gabrieli