Sansón

En la tragedia Sansón Agonista (v. San­són), de John Milton (1608-1674), el héroe bíblico se convierte en un trasunto del propio poeta, obligado, ahora que está cie­go y enfermo, a contemplar el fracaso de sus ideales políticos y la persecución de aquellos que, como él, fueron ardientes republicanos y seguidores de Cromwell.

Las desventuras matrimoniales de Milton hallan un eco en su diálogo con Dalila que va a verle a la cárcel para obtener su perdón y reconciliarse con él, pero que una vez más le deja ver en toda su desnudez «su pérfida alma. Aparte estos elementos auto­biográficos, el Sansón de Milton es un per­sonaje dramático por sí mismo y corres­ponde grandiosamente al héroe bíblico, que, al verse forzado a obedecer a los jefes filis­teos que quieren alegrar una fiesta en ho­nor de su dios Dagón (v. Baal) con es­pectáculos atléticos, causa la muerte de todos los reunidos, derribando las columnas del edificio en que la fiesta se celebra.

Re­cobrando la energía y la fuerza perdidas con un sacrificio útil a la patria y en una afirmación tan vigorosa como desesperada de su propio ser, la figura de Sansón da testimonio de la fe de una alta conciencia, que no se doblega ni ante la desventura ni ante el poder de los grandes.

E. Allodoli