Pilar Prim

Protagonista de la novela de su mismo nombre del escritor catalán Narcís Oller (1856-1930). Pilar Prim es una mujer triste, llena de melancolía. Se en­cuentra con que la realidad no responde a sus ilusiones.

Pilar Prim está desenga­ñada. El mundo que la rodea le parece prosaico, grosero, vulgar. Pilar Prim — mu­jer de carne y hueso — espera algo que satisfaga sus ilusiones, sus ansias de vida autónoma, libre de fariseísmos. Todo el mal que sufre Pilar proviene del testa­mento de su difunto esposo, con el que éste había conseguido extender su tiranía de viejo celoso más allá del sepulcro. Si Pilar Prim se casase de nuevo, se vería condenada a renunciar a su actual posición y pasar todas las privaciones de la mise­ria. Así, de esta forma, se le pagaba el sa­crificio de toda su juventud. Hija de un marinero, perdió a su madre siendo muy niña y vivió bajo la severa vigilancia de su tía Cristina, mujer dominada por el afán de riqueza y lujo.

A los dieciocho años y coaccionada por su tía, Pilar se dejó deslumbrar por el dinero del señor Dou. De esta forma tuvo que pasar sus mejores años al lado de un marido des­pótico y al que no amaba. Ya viuda, y cuando Pilar Prim cree que definitivamen­te está condenada a no ser feliz, encuentra a Debarga, el hombre que sabrá compren­derla y amarla. Debarga, apuesto e inte­ligente, es para ella una ancla de salva­ción. Con él encuentra por fin la llave de su independencia. Debarga es, en efecto, el único que puede ayudarla y arrancarla del dominio del presuntuoso Ortal, a quien en los últimos momentos Dou había con­ferido la gerencia de la fábrica y la ad­ministración de todos sus bienes. Tras mu­chas dudas y vacilaciones, Pilar Prim rom­perá con los suyos, ofreciendo su amor a Debarga, el hombre que le promete la fe­licidad que un ambiente cerrado y egoísta trató de robarle.