Picrochole

Personaje del Gargantúa y Pantagruel (v.), de François Rabelais (1494-1553) (Libro I, caps. 26 y sigs.). Su nombre, derivado del griego, significa «bilis amarga», y es el de un rey cuyo pequeño estado confinaba con el del gigante Grandgousier, padre de Gargantúa (v.).

Mientras el rey gigante ama la paz y es partidario de los procedimientos conciliatorios, Picrochole, ambicioso y enérgico, y rodeado de malos consejeros, aprovecha el menor pre­texto para hacerle la guerra; sueña en la conquista del mundo, pero es rápidamente derrotado por Gargantúa, que acude en de­fensa de su padre. En el umbral de una época que hubo de conocer grandes sobe­ranos y grandes conquistadores, la lamen­table figura de Picrochole, megalómano fracasado que se ve reducido a vender sal­sa verde a las amas de casa en espera de que lleguen las «cocquecigrues» (pájaros inexistentes) para tomarse el desquite, nos parece una burla feroz de aquel absolutis­mo heroico que, derivado del Humanismo (v.) y del Renacimiento, había acabado desnaturalizando sus originarios ideales.

To­do cuanto Gargantúa tiene de grande y de benigno, lo tiene Picrochole de mezquino, bilioso e inquieto; la batalla que el gigan­te, con su fiel fray Jean des Entommeures (v. Fray Juan), sostiene contra aquél, es una tremenda burla, la más vigorosa quizá, ya que no la más aguda rebelión del es­píritu renacentista contra las desorbitadas ambiciones de los hombres.

F. Neri