Pentesilea

Hija de Ares, de estirpe tracia, esta reina de las ama­zonas desempeñaba un papel importante en el mito griego de la guerra de Troya.

Mas para nosotros es una figura secundaria por cuanto no aparece en los poemas homéricos y se han perdido la mayoría de aquellos en los que desempeñaba un papel de cierta importancia. Así ocurre con La Etiópida (v. Ciclo épico griego), que relataba los acontecimientos troyanos posteriores a la muerte de Héctor y refería también la llegada de Pentesilea a Troya, con sus ama­zonas, en auxilio de Príamo (v.); tras al­gunas grandes victorias, Pentesilea se en­contraba con Aquiles (v.) y perdía la vida luchando con él.

Pero la leyenda tenía una continuación, no poco insólita y romántica. Tras la muerte de Pentesilea, Aquiles, conmovido por su belleza y su valor, resti­tuía su cadáver a los troyanos para que pudieran tributarle honras fúnebres. Y Tersites (v.) osaba hablar públicamente del nuevo amor de Aquiles, quien, en castigo de su indiscreción, le daba muerte. Toda la leyenda tiene un carácter que se aviene difícilmente con la interpretación homérica del mito troyano y recuerda en cambio las numerosas historias de amor que, en época tardía, se inventaron en relación con Aquiles.

Asimismo, era por completo fan­tástico el motivo alegado para justificar la intervención de Pentesilea en la campaña: en la guerra que las amazonas habían sos­tenido contra Teseo (v.) con motivo del abandono de la amazona Hipólita por par­te de éste, que se había casado con Fedra (v.), Hipólita había muerto accidentalmente a manos de su compañera Pentesilea, la cual, ulteriormente, había sido purificada de su involuntario delito por Príamo y de aquí había nacido la alianza entre ama­zonas y troyanos.

F. Codino