Osvaldo Nelvil

[Oswald Nelvil]. Uno de los protagonistas de la novela de Mada­me de Staël Corinna o Italia (v.). Apuesto y noble, par de Escocia, lord Nelvil, cuya cualidad más sobresaliente es un fondo de sombría melancolía acentuada por el dolor que le ocasiona la muerte de su padre y el remordimiento de su culpa­ble idilio con una mujer indigna, es el típico personaje inconscientemente oprimi­do por un ambiente en el que no halla modo de desplegar su voluntad ni su ac­ción: en él se encarna todo el aspecto ne­gativo del Romanticismo.

Amargado por el dolor y enfermo moral y físicamente, lord Nelvil se deja envolver y penetrar por la atmósfera romántica y pasional, artística y religiosa que Corinna (v.), célebre poe­tisa e improvisadora, crea a su alrededor durante su estancia en Italia. Pero, en cuanto se aleja de la mujer amada, su conciencia y su sentido del deber le tor­turan con las dudas y escrúpulos que des­pierta en él la misteriosa, libre y, para aquella época, despreocupada vida de Co­rinna. Celoso de todo y de todos, no va­cila en comprometerla dejando que la gente la crea su esposa, sin decidirse, no obs­tante, a casarse con ella.

Y de regreso a su patria, para reconciliar a Corinna con su familia, ese tenebroso héroe, que en Ancona no vaciló en exponer la vida para salvar a unos cuantos locos encerrados en un manicomio en llamas, ahora cede sin lucha ante el rígido conformismo inglés y la ^ fuerza de las costumbres y tradiciones atávicas. Nelvil es capaz de entregarse en un gesto, pero no sabe dominar día por día su vida; anhela la suprema verdad, pero no está dispuesto a sacrificar su seguridad para alcanzarla; sabe sufrir, pero no sabe osar, y el remordimiento es para él casi una necesidad física que viene a compen­sar su inactividad. No es un nuevo Hamlet (v.), sino una figura que oscila entre lo antiguo y lo nuevo, entre frágiles ideales y tradiciones robustas, entre soñadas ge­nerosidades y egoísmos concretos.

A. M.a Speckel