Oliveros

[Olivier, Oliviero]. En los poemas del Ciclo carolingio (v.), es el tipo del poeta sesudo y prudente. Amigo inse­parable de Roldán (v.) y hermano de Alda la Bella (v.), su novia, el tipo de Oliveros aparece perfectamente dibujado en el Can­tar de Roldán (v.) y, con menor relieve, en casi todos los cantares de gesta en que apa­rece el gran paladín (v. Girard de Vienne, La peregrinación de Carlomagno, España, El voto de Vivien, Aliscans, El cantar de Guillermo, etc.).

Sobre su prudencia in­siste continuamente el poeta del Cantar de Roldán, como indicando que es el rasgo más saliente en su figura: en el trágico episodio de Roncesvalles, cuando ve perdida la situación, Oliveros aconseja y ruega a Roldán que solicite el auxilio del empera­dor con el son de su cuerno. No es por temor a la muerte — pues Oliveros morirá valerosamente en el desastre al lado de Roldán —, sino natural repugnancia a las actitudes extremadas y concesión a un mundo más terrenal en el que su expe­riencia se apoya. Precisamente su severa figura parece aún más grande por esta hu­mildad que enlaza lo humano a lo épico y sostiene el ideal con prudente firmeza.

C. Cremonesi