Mnesíloco

Es el parien­te de Eurípides (v.) en las Tesmoforiazusas (v.), de Aristófanes (450?-385 a. C.). Fi­gurón, más que personaje, encarna el tipo del necio crédulo, únicamente rico en va­nidad por lo ilustre de su parentela, hasta el punto de tomar seriamente en conside­ración todas las absurdas extrañezas que Eurípides profiere.

Entusiasmado por éste, le sigue y le obedece como un perro fiel, y como los más serviles y sumisos discípulos se calla, habla u observa según el maestro le indique. Es la tradicional contrafigura cómica del hombre docto, por quien nor­malmente suele pagar los platos rotos cada vez que aquél se encuentra en una situa­ción comprometida. En nuestro caso Mnesíloco se deja convencer para tomar parte en la arriesgada empresa de defender a Eurípides ante la asamblea de las mujeres. Aunque la comedia le presenta como uno de los principales actores, su papel en rea­lidad no tiene gran lucimiento, ya sea por lo convencional de sus rasgos, ya porque en la segunda parte de la comedia se des­personaliza para convertirse en la mera caricatura de una heroína euripidiana.

P. Pucci