Mila

Es el nombre de la protagonista de la novela rural catalana Soledad (v.), ori­ginal de ]a escritora Víctor Catalá (pseudó­nimo d^ Caterina Albert i Paradís (1869- 1966). Mila es la mujer que se encuentra sumergida en la más profunda soledad, tan­to física como moral.

Ella y su esposo Matias cuidan de la ermita de Sant Pong, per­dida entre las montañas. El contacto con la naturaleza aviva la sensibilidad de la mu­jer y a ello contribuye también el Pastor con su bondad y con aquella vida pura y maravillosa que brota de sus narraciones y de su visión del mundo. Todo esto va creando el sueño, la leyenda de la monta­ña, en la que cada vez se hunde más el espíritu de Mila, a medida que su marido se va envileciendo. Éste se ha puesto al servicio del Ànima, persona degenerada y de mala ley, que representa la encarnación del mal y es la contrafigura del Pastor. Mila es la mujer abandonada espi­ritual, física y sexualmente, puesto que su marido es un perfecto indiferenciado.

Sus afectos se vuelcan hacia el Pastor, por quien siente un amor puro, y por el pe­queño Baldiret, zagal del Pastor, a quien profesa un afecto casi maternal. La so­ledad oprime cada vez más a Mila, y lle­ga a una situación extrema al final de la novela cuando el Pastor es muerto por el Ànima y acaba éste por asaltarla y des­honrarla. La soledad acaba así cristali­zando en su alma; y abandona ella aquel mundo de soledad camino de lo desco­nocido.