Mikula Selianinovich.

Héroe legen­dario ruso, que con Sviatogor (v.) y Volga Vseslavich (v.) pertenece al grupo más an­tiguo de los héroes cantados por las «bylinas». Mikula es, entre los tres, la figura más característica y original del mito de la tierra rusa.

Su nombre, que deriva de «selianin», campesino, y significa por lo tanto hijo de campesino, designa claramente su cualidad de héroe rural, como sólo la epo­peya rusa y la finlandesa del Kalevala (v.) cantan como tema preferente. Al lado de Sviatogor, símbolo del primer período de la existencia rusa, el de la vida nómada, y de Volga Vseslavich, símbolo del segun­do período, o sea el guerrero, Mikula Selianinovich simboliza la vida sedentaria y agrícola. La heroica grandeza de Mikula se percibe en su encuentro con Volga.

Éste se dirige a cobrar el tributo de las tres ciudades que le pertenecen. Mientras se halla en camino con su cortejo de gue­rreros, oye la voz de un campesino, que resuena en el inmenso espacio, por lo me­nos a dos jornadas de distancia. Una vez alcanzado el campesino, Volga le invita a ir con él, y aquél consiente, y tras haber cabalgado un buen trecho, se acuerda que dejó su arado en el surco. Volga envía a cinco de sus hombres, pero no logran re­mover el arado. Envía entonces a diez, sin mayor éxito; lo mismo ocurre cuando va toda la compañía, incluido el propio Volga.

Finalmente vuelve el campesino y con una sola mano arranca el arado de la tierra y lo arroja detrás de una mata. «El cuadro — como ha dicho muy bien un erudito, O. Miller — adquiere dimensiones colosales: es como una representación poé­tica de la llanura sin límite que forma la tierra rusa; el campesino Mikula la hien­de con una fuerza tan prodigiosa y la atraviesa tan rápidamente, que en él «sólo cabe ver a un labriego divino, representante y protector de la agricultura en Rusia».

E. Lo Gatto