Melchiorre Gioia

Nació en Plasencia el 17 de septiembre de 1767, murió en Milán el 2 ‘de enero de 1829. Estudió en el Colegio Alberoni, y fue ordenado sacerdote en 1793. En 1796, a causa de una disertación sobre el tema: «¿Qué gobierno libre conviene más a la felicidad de Italia?», fue expulsado de la Administración general de Lombardía y encerrado en las prisiones del Santo Ofi­cio.

Bien pronto, sin embargo, la Repú­blica Cisalpina, proclamada en 1797, le devolvió la libertad. La disertación, enviada a Milán, había sido premiada y el Consejo de los Juniors lo solicitó como redactor. Después de breve vacilación, Gioia se dirigió a Milán, donde, habiendo colgado los hábi­tos, fue nombrado ciudadano de la Repú­blica. Después de haber renunciado al cargo de redactor en el Consejo de los Juniors, se entregó al periodismo y fundó con Foscolo y con Giacomo Breganze el Monitore italiano, publicando gran cantidad de opúsculos para criticar los abusos de po­der del gobierno. Una carta dirigida al du­que de Parma en la que protestaba contra la prisión que había sufrido y en la que solicitaba ocho mil liras de indemnización por el encarcelamiento de Plasencia, le va­lió una nueva prisión a principios de abril de 1799, a instigación del agente de Parma en la República Cisalpina y del ministro de España.

Pero después de la batalla de Marengo, recuperó G. la libertad y, vuelto a Milán, fue nombrado cronista de la segun­da República Cisalpina. En 1803, a causa de un libro escrito por él para defender el divorcio (Teoría civil e pénale del divorzio) fue destituido de su cargo de cronista. Pero cuando se estableció el reino itálico (en 1805), Gioia fue nombrado primero em­pleado de policía y luego director del Servi­cio de Estadística del Ministerio del In­terior. A consecuencia de nuevas críticas sufrió nuestro autor nuevas persecuciones, pero en 1811 fue llamado a Milán por Vaccari, ministro del Interior, quien le confió la compilación de las estadísticas de los departamentos del reino. Atendía a este tra­bajo cuando sobrevino el derrumbamiento del reino. Se retiró entonces a la vida pri­vada y publicó varias obras de Economía política, de Sociología y de Ideología. Su última obra fue la Filosofía de la estadís­tica (v.).

G. Capone Braga