Mariana

Personaje de Medida por me­dida (v.), drama de William Shakespeare (1564-1616). Se trata de una figura de la mujer abandonada por su amante, presen­tada bajo una luz romántica, emergente casi de las melancólicas notas de la canción («Aparta, oh, aparta esos labios» — «Take, o take those lips away» — al principio del acto IV, compuesta por Shakespeare u otros), o bien expresada por el desolado paisaje de la casa de campo rodeada de zanjas («the moated grange»).

De la se­ducción poética de este personaje debió de tener Shakespeare plena conciencia, dada su sensibilidad para la música, por cuanto la rodeó del murmullo de una tierna melodía; sin embargo, comprendiéronla más aún los románticos, hasta el punto de que Alfred Tennyson (1809-92) la tomó como inspira­ción para dos de las poesías de su ten­dencia elegiaca más aguda, dos exquisitas variaciones sobre motivos de marismas (Ma­riana) y de ardiente y desolada aridez (Mariana en el sur [Mariana in the South]), y Dante-Gabriele Rossetti (1828-82) para una xilografía de ambienté claustral y místico- sensual.

Tales posibilidades de desarrollo ele­giaco aparecen apenas insinuadas en Shake­speare; sin embargo, esta mujer enamorada, para la que Ángel sigue siendo el hombre amado, a pesar del abandono por un motivo tan poco noble como la tacañería y de la vergüenza que sobre sí se ha atraído a causa de la súbita pasión por otra mujer, esta enamorada Mariana que dice: «No deseo otro hombre, ni mejor», es el único per­sonaje serio plenamente logrado del drama.

M. Praz