Macheath

Protagonista de La ópera del mendigo (v.), de John Gay (1685-1732), es una figura tragicómica y una parodia medio realista y chocarrera del idealizado héroe de la «tragedia heroica» contem­poránea. Psicológicamente, su carácter es inconsistente, pero, sin embargo, es visible que ésta era precisamente la intención del autor.

Considerado en sí mismo, Macheath es poco menos que un títere; pero, visto a la luz clara y burlona de una exhibición acrobática, adquiere significación propia. De esta suerte, consiguen fundirse los mo­mentos desvinculados y fragmentarios de su carácter, trazados con realismo super­ficial: hombre de origen vulgar, enamora­do cínico, empedernido conquistador de mu­jeres y rufián, bribón con apariencias de honradez, y lleno de valor y perseveran­cia dignos de mejor uso.

Es el héroe trá­gico, pero con todas sus virtudes trocadas en los vicios correspondientes. El humoris­mo del personaje, con su implícita sub­versión de abusivos valores, reside en su misma insignificancia y en la negligencia con que es presentado. En la última es­cena se despide estoicamente antes de par­tir hacia la horca. Sin embargo, poco des­pués aparece de nuevo, en libertad; el único motivo de este inesperado «golpe de teatro» es la circunstancia de que una «ópera cómica» no puede acabar mal como una tragedia.

Así, la ironía cínica pero esencialmente sana de Gay envuelve al mis­mo tiempo la inconsistencia de su per­sonaje y la de los géneros dramáticos tra­dicionales. Sin ninguna otra característica nueva reaparece Macheath en la obra Polly (1729), continuación de la prece­dente, donde se oculta bajo el nombre de Moran y acaba su heroica existencia en la horca.

N. D’Agostino