Lisis

Personaje del diálogo de este mismo nombre (v.) de Platón, atenien­se (427-347 a. de C.). Se trata de un mu­chacho de familia noble a quien Sócra­tes (v.) desea conocer a causa de los elo­gios que de él ha oído en un grupo de jóvenes.Uno de éstos, Hipótales, que está enamorado de él, confiesa a Sócrates, debi­do a la jocosa insistencia de los compañe­ros, su pasión hacia el jovencito, y, me­diante elogiosos versos acerca de las glorias de la familia y los antepasados de Lisis, ex­plica de qué forma ha tratado de alcanzar su amistad.

Sócrates no aprueba el método de Hipótales: no debe viciarse a los mu­chachos, a quienes hay que tratar con otros procedimientos; si logra ponerse en con­tacto con Lisis hará ver a aquél qué con­ducta debe seguirse para con los jóvenes amados. En el interior de la palestra, al­gunos muchachos están jugando con los astrágalos, mientras otros se distraen vién­dolo; entre todos, destaca, por su belleza, Lisis, coronado de flores. El jovencito es presentado, juntamente con sus coetáneos, en una escena de alegre vivacidad que in­cide en el ambiente de todo el diálogo. Lisis es tan hermoso que no puede dejar de ser también bueno, éste es el primer juicio de Sócrates.

El muchacho no defrauda las esperanzas: res­ponde con modestia e inteligencia a las preguntas del filósofo, que trata de exami­narle. La intervención de Menéxeno, el fiel compañero de Lisis, confiere mayor serie­dad a la discusión, y plantea el problema de la amistad. El muchacho manifiesta un gran interés, sigue con atención y, a veces, enardecido, interviene, ruborizándose luego sú­bitamente.

La discusión queda sin terminar, como en otros diálogos juveniles de Platón, a pesar de que hay ya en ella algunos in­dicios de su posterior teoría acerca del amor: aquí tiene solamente un carácter pedagógico, destinado a mover al bien do­tado Lisis a la investigación y a formar su espíritu. La figura del joven está armónica­mente delineada, y los impulsos de su alma ingenua y graciosa se siguen con afectuosa complacencia.

A. Pasquinelli