Igor

Héroe del Canto de Igor (v.), bre­ve poema anónimo ruso de fines del si­glo XII. El príncipe Igor, hijo de Sviatos­lav, es un personaje histórico, cuyas em­presas contra los invasores polovsianos se hallan atestiguadas también por las cróni­cas; fue también, además del defensor de su patria, el campeón del cristianismo en ella.

Igor representa el espíritu guerrero de una determinada clase aristocrática, ya que, análogamente a lo que por aquellos mismos tiempos ocurría en Europa occi­dental, la épica nacía en Oriente como poe­sía cortesana, aunque en Kiev revele un estadio de civilización un poco distinto, por cuanto refleja únicamente la vida de la nobleza guerrera y en el poema no aparece ni un solo campesino, ni un artesano, ni un mercader.

Igor es también el exponente de un programa político: la expansión hacia los territorios meridionales de Rusia, velada bajo un colorido heroico y religioso. Las principales cualidades de Igor son el valor y la audacia, el ingenio y la firmeza: a menudo se le compara con el halcón. En el Canto de Igor no hay que buscar un re­trato psicológico del héroe, sino únicamen­te el relato de sus hazañas, cantadas con un gusto primitivo que no excluye cierto énfasis de sabor popular; de tal modo que la impresión de conjunto es la que puede causarnos un breve poema épico, a pesar de que de vez en cuando prevalecen los acentos líricos, como en la descripción de la Naturaleza — por frescas e inmediatas alusiones —, que revelan la intervención in­cesante del poeta.

A. K. Villa