Heleno

Hijo de Príamo (v.), guerrero y profeta. En la Ilíada (v.) da por dos veces prudentes consejos a Héctor (v.), en momentos decisivos: en el canto VI invitándole a establecer sólidamente el frente sobre una línea de defensa y a volver luego a la ciudad para ordenar sacrifi­cios propiciatorios (este consejo da pie a los célebres encuentros de Héctor con Hécuba, v.; con Paris, v.; con Elena, v., y con Andrómaca, v.); y en el canto VII, conociendo los proyectos de los dioses, su­giere a Héctor que desafíe a singular com­bate a los más valerosos de los aqueos (y de ello se sigue el duelo entre Héctor y Ayax, v.).

Finalmente, Heleno es herido por Menelao (v.) en la batalla junto a las naves (canto XIII). Como ocurre a tantos otros personajes homéricos secundarios, su leyenda fue luego trasladada a ambientes distintos. Algunos mitos posteriores siguie­ron refiriéndose a él sobre todo como adi­vino, pero el más conocido es el que le hace esclavo de Neoptolemo (v.), después de la caída de Troya, y marido de An­drómaca, esclava como él. En otro mito funda, junto con Andrómaca, una nueva pequeña ciudad de Troya en el Epiro, don­de, según Virgilio, le encuentra Eneas (v.).

F. Codino