Gabriel

Personaje del drama El loco Dios (v.) de José Echegaray (1832-1916). Gabriel es una especie de superhombre, a la vez bondadoso y justo, que ha triunfado en la abogacía y los negocios.

Gabriel ama a Fuensanta, viuda rica y joven, de salud delicada, constantemente rodeada de pa­rientes que esperan la herencia. Gabriel se va a América para enriquecerse y poder realizar su sueño. Como la proyectada boda de Gabriel y Fuensanta constituye un grave obstáculo para los intereses de los parien­tes, éstos, cuando Gabriel vuelve de América, creen notar en él síntomas de locura.

La boda se celebra, pero los síntomas de locura de Gabriel se agravan y más cuando quiere matar a don Baltasar, uno de los parientes de Fuensanta,, al que el joven abogado cree encarnación de Lucifer. Ga­briel se presenta como el defensor del can­dor y la inocencia frente a los turbios ma­nejos de intereses materiales. Gabriel se mueve entre el ideal más alto y la pa­ranoia ibseniana. Se cree a la vez el Ga­briel enamorado de Fuensanta y el propio Dios. Como suele suceder en el teatro de Echegaray, el carácter del personaje es fal­so, de muy poca exactitud psicológica.

Cuando llegan los enfermeros que se lo deben llevar al sanatorio, Gabriel, en me­dio de efectismos truculentos — con la es­posa en brazos, incendia la casa — y gestos epilépticos, lanza una tremenda maldición contra los parientes. Gabriel simboliza la grandeza de los nobles propósitos frente a los mezquinos egoísmos, representados por los parientes de Fuensanta.