Estrella

Protagonista del drama La estrella de Sevilla (v.) atribuido a Félix Lope de Vega Carpió (1562-1635). «Estrella de Sevilla» es el sobrenombre que se da, por su belleza y por su virtud, a doña Es­trella Tabera, hermana de Bustos Tabera, regidor de la ciudad.

Estrella lleva la vida recatada de las mujeres andaluzas del si­glo XIII, gobernando la casa de su herma­no mientras espera sus nupcias con el no­ble caballero Sancho Ortiz de las Roelas (v.). Pero su belleza es un don fatal que habrá de causar su perdición y la de cuan­tos la aman, ya que el rey Sancho IV, al verla en el balcón, durante una visita a Se­villa, se enciende en deseos por ella y so­bornando a una esclava logra penetrar en su casa. Pero Bustos la guarda celosamente y, no pudiendo matar a la sagrada persona del rey, le trata como a un vil impostor, y le arroja de su casa.

El rey, para vengar la afrenta, llama a don Sancho Ortiz y le ordena que dé muerte al hombre cuyo nombre está escrito en la carta que le en­trega. Sancho Ortiz la abre y se entera de que el condenado es nada menos que el hermano de Estrella. Entre el sentimiento de lealtad al rey y el amor, vence el primero, y Sancho, aunque lacerado por la pena, da muerte a Bustos, que precisamente iba a anunciarle que todo estaba dispuesto para la boda. Estrella — y ello representa una novedad en las figuras femeninas del teatro clásico español — reacciona no se­gún las convenciones teatrales de la época, sino como una mujer nueva, una mujer dueña de su propio destino.

Mientras Ji- mena (v.) en el Cid (v.) se casa con el hombre que ha dado muerte a su padre, afirmando una vez más la pasividad de la mujer, necesitada d£ un protector, sea quien fuere, Estrella, aunque no deja de amar a su prometido, siente con una sen­sibilidad absolutamente moderna la obse­sión de la sangre, siente el hielo que será capaz de extinguir toda pasión, y prefiere retirarse a un convento.

A. R. Ferrarin