El Gato Murr

Personaje del cuento fantástico Consideraciones del gato Murr (v.), de E. T. A. Hoffmann (1776-1822). Murr (nombre que era realmente el de un gato muy apreciado por el escritor) es el autor ficticio de una autobiografía en la que se entrelazan algunos fragmentos de la historia de Kreisler (v.), el personaje más original y vivo salido de la fantasía de Hoffmann.

Según el ejemplo de Cipión y Berganza (v.), los perros del coloquio de Cervantes, se atribuyen al mencionado gato sentimientos y pensamientos humanos; los ideales que expresa son mediocres y bur­gueses y responden a un mundo de cómoda autosuficiencia y de bochornosa vulgaridad, por lo que Murr viene a ser precisamente la personificación del filisteo, con ciertos resabios de sátira dirigida contra el ber­linés Nicolai, defensor de la Ilustración. Entre las páginas atribuidas al gato, en las que predomina el sentimentalismo al estilo de Jean Paul o bien se pasa a la sátira personal o a invectivas contra la vida con­temporánea, y la atmósfera romántica y ar­diente de los fragmentos de Kreisler existe un contraste de tonalidades.

De esta suerte, el gato Murr, representante del mundo sa­tisfecho de sí mismo, es el encargado de destacar, por contraste, la tragedia y la tensión interior del de Kreisler. Su biogra­fía no tiene una finalidad en sí misma, sino que es una especie de continua interpola­ción que aumenta el aspecto caótico y frag­mentario de una obra de desatada fantasía.

V. M.a Villa