Don Abundio

[Don Abbondio]. Per­sonaje de la novela Los Novios (v.) de Alessandro Manzoni (1785-1873). Es el sacer­dote, miedoso y pusilánime, ante quien pretenden contraer matrimonio Renzo (v.) y Lucia (v.).

Una de las primeras manifes­taciones del miedo de don Abundio es siempre su intento de disimularlo. El di­simulo y el asombro son su política inicial y su inocente astucia. Pero también con­viene observar que las desdichas siempre caen sobre este personaje cuando menos las espera. La obtusa mentalidad de don Abun­dio, parapetado tras sus vulgares filosofías, crea un violento claroscuro sobre todo en presencia del cardenal Federico Borromeo y de ese claroscuro nace un humorismo contenido.

Pero hay que reconocer que don Abundio no es el único que entiende con medias palabras: lo mismo hace el cardenal, con la diferencia de que en sus interpretaciones hay- siempre un elemento de generosidad y magnanimidad o, mejor dicho, su misma generosidad y magnanimi­dad las dicta. El uno se aferra al ser, el otro al deber ser; don Abundio dice que el valor es algo que uno no puede darse, y el cardenal le contesta que precisamente el valor es algo que uno debe saberse dar.

Es el conflicto entre dos lógicas, que si se prolongase hasta el infinito, llegaría a una catástrofe cómica. Pero precisamente, la aludida conversación entre el cardenal y el sacerdote sirve para definir el peculiar cristianismo de Manzoni: un cristianismo rigorista, apostólico., combativo e intransi­gente, por una parte, y por otra un poco doloroso y sonriente, que tiene conciencia de lo limitado de la naturaleza humana y que por lo mismo impulsa al artista a des­cender de su cielo para mezclarse con lo terreno y lo humano, compadeciéndose in­dulgentemente de ello, después de haberlo rigurosamente condenado.