Damón y Fintias

Estos dos célebres amigos se hallan mencionados muchas veces en los escritores antiguos, aunque no como personajes de obras literarias. Su historia es narrada por Aristoxeno (discípulo de Aristóteles): en la corte de Siracusa, bajo Dionisio el Joven, surgió entre los vasallos del tirano una dis­cusión sobre los límites del sacrificio exigido por la amistad, según los principios pitagóricos.

Para hacer una prueba, se acu­só falsamente a Fintias de haber conspi­rado contra el tirano. Condenado a una muerte inmediata, Fintias pidió que se le dejara en libertad hasta la noche para arre­glar sus asuntos familiares, en tanto su amigo Damón se ofrecía a sí mismo como garantía por él.

Nadie creía que Fintias volviera, a pesar de lo cual éste presentóse al finalizar el plazo. El tirano, conmovido, abrazó a los dos y les rogó quisieran admi­tirle en su amistad. Esta historia era utili­zada a menudo por los filósofos antiguos como ejemplo de amistad generosa y he­roica.

F. Codino