Dafnis

[Daphnis]. Cuenta el mito grie­go que este joven pastor, hijo de Mercurio y una ninfa y enamorado de otra ninfa, Equenais, obtuvo de los dioses, juntamente con ella, que el primero de ambos que fuera infiel al otro se volviese ciego.

Daf­nis se enamoró de otra ninfa, y, al quedar inmediatamente ciego, despeñóse por un precipicio y murió. Teócrito cantó la muerte de Dafnis en el primero de sus Idilios (v.); Virgilio, en la quinta égloga de sus Bucólicas (v.) que lleva el nombre de aquél, canta el dolor universal por su desaparición y su apoteosis: el bello pastor se conver­tirá en la divinidad tutelar de prados, bos­ques y rebaños.

Los poetas, por lo tanto, consideraron con simpatía y dolido cariño a este amante infiel, víctima de un entu­siasmo de adolescente que le hizo compro­meter en un momento toda una vida que aún ignoraba. Dafnis, en realidad, es representación de cuánto hay de generoso y frágil en el corazón humano. En la égloga segunda es celebrado como inventor del canto bucólico y maestro de todos los pas­tores; posteriormente, su nombre pasa a ser el genérico de numerosos, personajes pastoriles y dulces amantes, repitiéndose hasta la saciedad en la producción poética de la Arcadia.

F. Della Corte