Ayax Oileo

[Aiax Oileus]. Jefe de los locrios y combatiente en Troya, según la Ilíada (v.). Aunque no ten­ga ninguna relación con el otro Ayax, el Telamón (v.), combate a menudo a su lado.

Ayax Oileo es de pequeña estatura y no posee armas tan poderosas como las de su homónimo; su peculiar virtud es la rapidez, en la que sólo le supera Aquiles (v.). En la Ilíada su papel no es de primer plano, y sus aventuras de mayor relieve se sitúan precisamente después de la caída de Tro­ya. Esas leyendas tenían por argumento su muerte, y en general le pintan como un sacrílego, insolente para con los dioses, que por esta misma razón le hicieron mo­rir.

Aunque en la Ilíada se habla muy poco de su historia, Ayax fue tomado como re­presentante de la soberbia griega, culpable de tantos excesos en la destrucción de Tro­ya. En la Odisea (v.) se narra su fin: du­rante el asalto a Troya había violado a Casandra (v.) en el templo de Atena, y durante su regreso fue arrojado por una tempestad contra los escollos Gireos; allí hubiera podido salvarse, pero se atrevió a jactarse de haber escapado a la muerte contra la voluntad de los dioses, y por ello Poseidón hizo pedazos y sumergió el escollo, que al hundirse arrastró al impío bajo las olas.

En los poemas del Ciclo épico griego (v.), la suerte de Ayax es parecida, ya que muere también castigado como sacrilego, y en esta misma forma recogieron la leyenda varios poetas griegos y latinos.

F. Codino