Avtandil

[Avt’andil]. Uno de los prin­cipales personajes del poema georgiano El caballero de la piel de leopardo (v.), de Sciotha Russthaveli (siglo XII). Avtandil es la personificación de la más sublime fide­lidad para con el soberano y para con el amigo, y de la más profunda devoción y el más abnegado amor por la mujer amada.

Valeroso y audaz, Avtandil difiere de Ta- riel (v.) por su despierta inteligencia; mientras éste se arroja temerariamente a la lucha por cualquier causa justa, Avtan­dil logra la misma finalidad mediante la diplomacia y la astucia, aunque sin incurrir jamás en bajeza alguna. En su espíritu aventurero y en su alma de poeta que, aun a riesgo de la vida, se abandona a una enamorada exaltación de la naturaleza, re­vive el espíritu del caballero errante me­dieval, en el cual el amor por la dama de sus pensamientos no se separa jamás de las más altas cualidades guerreras.

Así Avtan­dil puede conmoverse ante la belleza de lo creado y entonar himnos poéticos al sol y a la naturaleza, sin desmerecer jamás de su temperamento varonil. Avtandil es can­tado sobre todo en la poesía cartveliana (georgiana) durante la Edad Media en poe­mas que hacen de él, a los ojos de los ji­netes georgianos en decadencia, el más brillante ejemplo de aquel elevado y no­ble espíritu caballeresco que les legaron sus gloriosos antepasados. Georgia, que agonizaba bajo las sangrientas y continuas guerras contra Turquía y contra Persia, hallaba así en esas canciones la fe y la esperanza necesarias para perseverar en la defensa de su espíritu nacional.

Pero los saqueos ininterrumpidos y las constantes correrías de las hordas asiáticas por el país acabaron por hacer desaparecer la mayor parte de los monumentos de la literatura nacional, entre otros los referentes a los héroes del caballero de la piel de leopardo; y sólo tradiciones orales y cantos popu­lares recuerdan hoy aquella floreciente literatura, de la cual se conserva un solo poema sobre Avtandil, que data probable­mente del siglo XVIII. Como representa­ción típica de un personaje, Avtandil pue­de considerarse el ideal perfecto de la Geor­gia occidental, en oposición a Tariel en el cual se encarna el espíritu de la Georgia oriental.

B. Sadattierashini